Faro de Trafalgar, Cádiz

Autor: Nieves Gzs. Leal

Publicado: 25 de abril de 2013

Faro Cabo Mayor, Santander

La carretera del Faro, está parcialmente cubierta por la arena que el viento ha depositado sobre ella. La arena, muy blanca y fina, proviene de las dunas que moran en esa parte de la costa gaditana, y se combina con el negro del asfalto que transitamos, porque el paso quedó prohibido para el coche, unos cientos de metros atrás.

Como el canto de las sirenas atraía a los marineros, la pulsante luz del Faro Trafalgar, nos llama a su vera. Nosotros sin oponer resistencia, nos acercamos para contemplar el atractivo binomio creado entre el faro y ese fenómeno que sucede cada 24 horas, que es la puesta de sol.

El cabo de Trafalgar, testigo a principios del XIX de nuestra batalla perdida contra los ingleses de Horatio Nelson, y abandonada por los franceses de Silvestre Villeneauve desde su inicio, es hoy un tranquilo accidente geográfico, presidido por un faro construido 55 años después del suceso.

La escena tiene viento, olor a mar, luz en pulsos y una tarde desapareciendo. El resto de condimentos, que sea cosecha interior, de cada uno...

Faro de Trafalgar

 

Síguenos en tu mail


Facebook

1 comentario:

#1 Beatriz 26 de abril de 2013 22:27

Me consta que fué el mejor atardecer de mi vida, este verano pasado tuve el placer de visitarlo y quedé atrapada por su encanto y majestuoso cielo y mar, esa serenidad y aquel momento,indescriptibles! maravilloso,sencillamente mágico.

Envíanos tus comentarios

Normas para los comentarios








Nuestras secciones:

 

Hemeroteca:

Sobre nosotros: